Inicio2022-10-21T18:39:04+00:00

Periplo es un proyecto colaborativo que tiene el objetivo de contribuir a la creación de un sistema de migración laboral más equitativo en las cadenas de suministro de la industria agrícola en México y entre México y Estados Unidos, para proteger los derechos humanos de las y los trabajadores agrícolas migrantes.

¿Quiénes conformamos Periplo?

Periplo es un proyecto impulsado por Fundación Avina, implementado en colaboración con organizaciones de la sociedad civil nacionales e internacionales y financiado por la Fundación Walmart.

Impulsado por:

En colaboración con:

LEER MÁS
LEER MÁS
LEER MÁS
LEER MÁS
LEER MÁS
LEER MÁS
LEER MÁS
LEER MÁS

Con el financiamiento
de
:

También contribuyen
con Periplo:

¿Qué hacemos?

Promovemos el ejercicio de los derechos laborales de los trabajadores migrantes en la industria agrícola.

Trabajamos para fortalecer la capacidad de las organizaciones de trabajadores y las organizaciones de la sociedad civil (OSC) para apoyar a las y los trabajadores agrícolas migrantes durante todo el proceso de contratación y durante el empleo, para que conozcan sus derechos y cómo ejercerlos.

Promovemos la implementación de buenas prácticas del sector privado

Promocionamos buenas prácticas en el sector privado para que integren los más altos estándares laborales y compromisos con los derechos humanos tanto en sus procesos de reclutamiento como durante el empleo de las personas trabajadoras agrícolas temporales.

Promovemos espacios de diálogo, intercambio y colaboración.

Generamos alianzas, intercambio de experiencias de buenas prácticas y de información, y colaboraciones entre diversos actores para la mejora de prácticas en el reclutamiento y condiciones laborales, así como la formulación de recomendaciones en políticas públicas.

¿Cómo lo hacemos?

Las siguientes actividades incluidas en el plan de trabajo de Periplo se implementan con el apoyo y colaboración de las organizaciones de la sociedad civil e incluyen: 

  • Capacitaciones sobre derechos humanos laborales para las y los trabajadores agrícolas migrantes. 
  • Elaboración y difusión de materiales y herramientas audiovisuales para las y los trabajadores agrícolas migrantes sobre derechos humanos laborales y sobre buenas prácticas para las empresas. 
  • Monitoreo de los procesos de reclutamiento y de las condiciones laborales de las y los trabajadores migrantes agrícolas en México y en Estados Unidos en la cadena de suministro de la industria agrícola en diversos corredores migratorios.  
  • Recopilación de datos y elaboración de informes, creados por las organizaciones aliadas de Periplo, sobre los abusos detectados contra las y los trabajadores agrícolas migrantes, (en particular, contra las mujeres), durante el proceso de reclutamiento.
  • Facilitación de alianzas y colaboraciones entre organizaciones de la sociedad civil y diversos actores, para la formulación de recomendaciones de políticas públicas e intercambio de buenas prácticas.
  • Identificación y promoción de buenas prácticas al sector privado a través de capacitaciones, guías, materiales, espacios de intercambio y diálogos.
  • Generación de alianzas con otros proyectos similares que promueven los derechos humanos laborales en diversas industrias a nivel nacional e internacional.  

 

Nuestra razón de ser

En México existen aproximadamente 2.5 millones de personas trabajadoras migrantes en la industria agrícola, quienes por lo regular migran de los estados del sur hacia el norte. Por otro lado, en 2019, el Departamento de Trabajo de Estados Unidos certificó 257,667 puestos de trabajo con visas H-2A, las cuales permiten a personas migrantes trabajar de manera temporal en la industria agrícola en Estados Unidos.   

Cerca del 75% de estas visas fueron emitidas a trabajadores y trabajadoras mexicanas. En ocasiones las personas trabajadoras que obtienen estas visas, deben pagar altas cuotas y gastos de viaje hacia Estados Unidos, dejándolos endeudados antes de comenzar a trabajar. Las y los trabajadores agrícolas migrantes en México también forman parte de la cadena de suministro transnacional; el 60% de las exportaciones agrícolas de México tienen como destino los Estados Unidos de Norteamérica. 

La movilidad laboral en ambos contextos conlleva un precio para las y los trabajadores agrícolas migrantes  y para el sector privado si no existe una regulación adecuada. 

Recientemente, las organizaciones que forman parte de Periplo han documentado un número preocupante de casos de explotación de trabajadores agrícolas migrantes, discriminación durante el proceso de reclutamiento, cobro de cuotas indebidas por parte de reclutadores, falta de pago de un salario digno o retención de pagos, falta de prestaciones sociales, acceso a servicios de salud, vivienda digna o incluso abusos y malos tratos por parte de los empleadores. 

El proyecto tiene un enfoque particular en las mujeres, que componen alrededor de un tercio de la fuerza laboral agrícola migrante en los Estados Unidos. En el 2020 en México, de las 2 millones 330 mil 305 personas que laboraron como jornaleras agrícolas, el 12.7% fueron mujeres. Son ellas quienes enfrentan mayores dificultades, ya que a menudo son objeto de acoso sexual por parte de supervisores, empleadores y otros en posiciones de poder.

La crisis sanitaria del COVID-19, hizo evidente la importancia del sector agrícola para las economías tanto de México como de Estados Unidos. La pandemia, sin embargo, ha puesto de relieve las condiciones de trabajo desiguales del sector.  

A pesar de que están clasificados como trabajadores esencialeslas y los trabajadores agrícolas migrantes a menudo están empleados precariamente y continuaron trabajando aún bajo condiciones de alto riesgo para su salud y la de sus familias. En México, los trabajadores agrícolas migrantes incluso han sido excluidos de la Campaña Nacional de Vacunación del gobierno, porque se mueven continuamente o carecen de la documentación requerida. 

Descarga el material que ponemos a disposición:

VER DESCARGAS

Prensa

Campaña #EllasHablan visibiliza el papel de las trabajadoras migrantes en la transformación de la industria agrícola

1 de agosto de 2022.- En México 12.7% de las personas trabajadoras agrícolas son mujeres(1), sin embargo solamente el 3 de cada 10 mujeres que trabajan en el campo reciben un pago por su trabajo(2). El 93.4% de las mujeres trabajadoras agrícolas en México carece de contrato; 90.9% carecen de acceso a instituciones de salud por parte de su trabajo y el 85.3% no cuenta con prestaciones laborales(3). Las trabajadoras agrícolas migrantes transnacionales enfrentan discriminación en el proceso de reclutamiento y asignación del tipo de labores, siendo que en años recientes solo 6% de las visas H-2A fueron para mujeres(4).  

agosto 3rd, 2022|Categories: COMUNICADOS, PRENSA|
Créditos Imágenes:
(*) Foto de sección «Quiénes conformamos Periplo», propiedad de Isabel Margarita, CECIG
(**) Foto de sección «Nuestra razón de ser», propiedad de Mayela Blanco, CECIG

Contacto

    Go to Top