15 de mayo de 2024.- De cara al proceso electoral, y en el marco del Día de las personas trabajadoras agrícolas, Proyecto PERIPLO hace un llamado a que las personas candidatas de los niveles local y federal ―incluyendo a la Presidencia de la República―, pongan en el centro de sus propuestas la protección de los derechos de las y los trabajadores agrícolas migrantes en nuestro país, sin distinción de nacionalidad, así como de las y los mexicanos que realizan trabajo agrícola en el exterior.  

Las propias candidaturas a la Presidencia de la República, durante el segundo debate, reconocieron la necesidad de pensar en el campo como una prioridad, y dar pie a la garantía de justicia y derechos laborales. Desde el Proyecto PERIPLO consideramos que todas las personas candidatas deben voltear la mirada hacia el campo y generar acciones que garanticen condiciones laborales seguras, salarios justos y el ejercicio de todos los derechos de las personas trabajadoras agrícolas migrantes en comunidad de origen, tránsito y destino, para fortalecer la sostenibilidad de México y la región, siendo este sector esencial para la economía y sostenimiento de la vida.  

En el país, según Data México, la población ocupada en actividades agrícolas es de aproximadamente 2.88 millones de personas, esta cifra se amplía al tomar en cuenta a las personas que se integran en los programas de trabajo temporal agrícola en el exterior. 

Lamentablemente, la mayoría de las personas trabajadoras agrícolas migrantes llevan a cabo sus tareas laborales en condiciones de precariedad: son expuestas a climas extremos, productos peligrosos, condiciones insalubres de vivienda, a ser víctimas de fraudes y a la inseguridad que experimentan al trasladarse desde sus comunidades de origen hasta los campos donde laboran.  

En México, por ejemplo, la mayoría no cuenta con seguridad social. Y es responsabilidad de las autoridades velar por el respeto de sus derechos. Ante este panorama, desde el Proyecto PERIPLO, se invita a que las candidaturas y autoridades asuman compromisos* para:  

  • Hacer efectiva la participación de las personas trabajadoras agrícolas migrantes y las organizaciones que las acompañan en todas las etapas de la conformación de políticas públicas que les afecten.  
  • Garantizar que se cumpla la normativa nacional e internacional y que tengan acceso efectivo a todos sus derechos laborales.  
  • Crear políticas públicas y programas de atención directa con perspectiva interseccional, que consideren aspectos centrales como el género y la pertinencia cultural.  
  • Incentivar políticas en materia educativa y sensibles a la migración, con enfoque especial en los niños, niñas y adolescentes.   
  • Impulsar medidas que aseguren el reclutamiento ético, la seguridad y prevención de riesgos en los espacios de trabajo y traslados.  
  • Establecer estrategias con el sector privado para atender las responsabilidades conjuntas. 
  • Impulsar y dar seguimiento a políticas y normativas sobre empresas y derechos humanos. 
  • Fortalecer la cooperación con los gobiernos de Norteamérica y Centroamérica en torno a los programas para personas trabajadoras agrícolas migrantes. 
  • Crear sistemas y mecanismos de reparación judiciales, a través del fortalecimiento de organismos estatales de inspección y vigilancia. 
  • Reforzar la recopilación de información estadística oficial. 
  • Tomar medidas de prevención y mitigación de impactos del cambio climático sobre el sector agrícola y las personas trabajadoras.   

Para el ámbito estatal hacemos énfasis en la importancia de diseñar y presentar mecanismos de prevención, seguimiento y transparencia de las medidas que se van a implementar derivadas de las reformas a la Ley Federal del Trabajo y de la Ley Del Seguro Social, en materia de derechos laborales de las personas trabajadoras del campo. Además, para el caso del Gobierno del Estado de Guerrero, pedimos acciones estratégicas derivadas del Programa Especial de Migrantes 2022-2027; para las personas jornaleras y sus familias, así como para el Gobierno del Estado de Morelos, solicitamos diseñar e implementar un programa dirigido a personas jornaleras y sus familias. 

Desde el Proyecto PERIPLO mostramos apertura para dar seguimiento a las propuestas mostradas. En estas elecciones es crucial que se escuche la voz de quienes día a día labran la tierra para alimentar a la región y que se reconozca su labor. 

*Consulta el pliego petitorio completo aquí. 

 ** 

Proyecto PERIPLO 

Impulsa un sistema de migración laboral agrícola justo que coloque en el centro el trabajo digno de las personas trabajadoras agrícolas migrantes, y la corresponsabilidad de los sectores involucrados en las cadenas de suministro, con estrategias que involucren a las personas trabajadoras, las organizaciones de la sociedad civil, el sector privado, los medios de comunicación y las autoridades.